Escríbenos

…y cuéntanos tu vida.

O mejor, dinos qué hemos dicho mal para que lo rectifiquemos.

O incluso mejor, pregúntanos sobre algún tema en especial que no te deje dormir por las noches. Lo trataremos en El Oráculo BYE (que luego se nos acaban las ideas).